miércoles, 27 de agosto de 2014

GRAN CIERRE DEL MES DE LA LACTANCIA MATERNA


En el marco de esta celebración, el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud –IETS, realizó una reunión con madres gestantes y lactantes, así como con diferentes actores del sector salud, para buscar en conjunto estrategias que nos permitan divulgar los beneficios y recomendaciones de la lactancia materna señalados en las Guías de Práctica Clínica.
 
Dilan Steven tiene dos meses de nacido. Es el primer hijo de Daisy Julieth, de 20 años de la localidad de Bosa en Bogotá. Por su corta edad, esta joven no tenía muchos conocimientos sobre cómo amamantar a su bebe ni tampoco estaba segura de si debía hacerlo. “Mi embarazo fue algo inesperado, por eso, empecé a buscar información sobre lo que era bueno y lo que no para mi niño. Le pregunté a mi mamá que me informará desde su experiencia, pero el tema de amamantar me daba miedo”, aseguró.

Así como Daisy, muchas mujeres en etapa de gestación no saben si amamantar sea una buena opción. Viendo esta carencia de información, el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud –IETS, ha comenzado a desarrollar estrategias para socializar, no solo en las futuras madres, sino en su entorno social, los beneficios que representa tanto para la mujer como para el recién nacido el hecho de amamantar.

Estos beneficios, así como las recomendaciones para una lactancia materna exitosa, están estipulados en la Guía de Práctica Clínica del recién nacido sano y en la Guía de Práctica Clínica de control prenatal desarrolladas por la entidad en 2013 y que hicieron parte del grupo de 24 de estos documentos financiados por Colciencias y lanzados con el Ministerio de Salud y Protección Social.

Entre las acciones llevadas a cabo por el IETS, se realizó una reunión que contó con la participación de madres lactantes y en gestación, y representantes de entidades como el Hospital Pablo Sexto de Bosa, la Asociación Nacional de Enfermeras de Colombia, la Sociedad Colombiana de Pediatría, Profamilia, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el Ministerio de Salud y Protección Social, Presidencia de la República y la Organización Panamericana de la Salud.

“Lo que pretendemos es exponer cuales son los derechos, deberes y compromisos que tiene los usuarios de las Guías de Práctica Clínica así como buscar estrategias que nos permitan llevar este conocimiento a más madres así como a aseguradores y prestadores”, comentó Diana Esperanza Rivera, subdirectora de Participación y Deliberación del IETS.

¿Cuáles son esas recomendaciones planteadas en las Guías de Práctica Clínica?

Según el Dr. Javier Orlando Contreras, subdirector de producción de Guías de Práctica Clínica del IETS, algunas de las recomendaciones basadas en la evidencia científica señaladas en estos documentos son:

1. No utilizar el biberón con chupo como técnica para la alimentación del recién nacido prematuro antes de haber instaurado la lactancia materna. En caso de no ser posible la lactancia materna, se recomienda hacer uso recomienda hacer uso de otras técnicas como el vaso o la jeringa.

2. Existe evidencia clara y contundente sobre los beneficios de la lactancia materna en el recién nacido como la disminución en la incidencia de mortalidad por enfermedad diarreica aguda y por otras causas infecciosas, igualmente disminución en la incidencia de otitis media aguda, enfermedad diarreica aguda, dermatitis atópica, obesidad, hospitalización por infecciones respiratorias y asma. En la madre se ha demostrado que la lactancia materna disminuye el riesgo de cáncer de seno, cáncer de ovario y diabetes tipo II.

3. Se recomienda que el recién nacido reciba lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad; después de la introducción de alimentos complementarios, la alimentación con leche materna debe continuar hasta terminar el primer año de vida y más adelante, si la madre así lo desea.

4. Se recomienda suspender la lactancia materna en los siguientes casos: tratamiento de la madre lactante con medicamentos contra el cáncer o con sustancias radioactivas, madre con infección por VIH, sarampión, parotiditis, rubeola, TBC o varicela.

5. En el recién nacido a término y sano se recomienda lactancia materna a libre demanda, sin horario y sin restricción. Si esta es llevada a cabo adecuadamente, debe haber entre 8 y 12 amamantadas al día (24 horas).

6. Se recomienda verificar la técnica de amamantamiento antes del egreso de la madre y el hijo por medio de una persona experta en lactancia que evalúe el proceso de forma presencial (observando un episodio de amamantamiento) y que incluya en una lista de chequeo: educación a la madre, técnica de lactancia y seguimiento por consulta externa. Cada institución debe tener un protocolo detallado y estandarizado de verificación y aseguramiento de amamantamiento.

7. La posición del recién nacido debe ser inclinada, con el abdomen contra al abdomen de la madre y la cabeza alineada con el tronco. Los indicadores de un buen agarre son: Boca bien abierta, la boca cubre menor porción de la areola debajo de la barbilla y mayor porción de areola arriba del pezón, la barbilla debe tocar el pecho, la nariz del recién nacido debe quedar libre (la madre puede estimular la succión tocando los labios del recién nacido con el pezón).

8. Los indicadores de la alimentación con éxito en los recién nacidos son: ver y oír cuando el recién nacido deglute, una succión rítmica y sostenida, brazos y manos relajados, boca húmeda, pañales empapados / pesados (debe orinar mínimo 4 veces al día).

9. Indicadores de lactancia materna exitosa en las madres: Seno blando, Al final de la alimentación no se siente compresión del pezón, la madre se siente relajada y somnolienta.

10. Se recomienda incluir en las estrategias de educación en lactancia materna al personal de salud, a la familia y a otros miembros de la comunidad (pares sociales), y ofrecer educación sobre lactancia materna a todas las gestantes desde su primer control prenatal, incluyendo técnicas y buenas prácticas que ayuden a la mujer a tener éxito en la lactancia materna, tal como se detalla en la “Iniciativa Instituciones Amigas de la Madre y la Infancia” del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y del Ministerio de la Salud y Protección Social.