miércoles, 22 de junio de 2016

Institucionalización de la evaluación de tecnología sanitaria en Colombia: avances y desafíos futuros

Autor: Guillermo Sánchez Vanegas, MD, MSc PhD
Director Ejecutivo
Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud


Según el reciente informe publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los indicadores de cobertura de salud en Colombia muestran un notable avance, llegando a un nivel en el que  más del 97% de la población se encuentra asegurada, situación que acerca al país a lo que técnicamente se conoce como cobertura universal, y que contrasta con las cifras de 1991 donde solo 1 de  cada 6 ciudadanos contaba con algún tipo de aseguramiento en salud (1). Por otra parte, vale la pena resaltar que según un estudio reciente del Banco de la República, Colombia ha pasado de tener un gasto de bolsillo superior al 50% en 1993, a un nivel del 15,9% en el 2015,  cifra que está muy por debajo del promedio latinoamericano (36,7%) y que también es inferior al promedio mundial (20,4%) (2).

Estos avances del sistema de salud colombiano, generan desafíos institucionales con el fin de garantizar que la población tenga acceso a las tecnologías sanitarias que han demostrado ser seguras y efectivas, en un escenario de sostenibilidad. Es en este contexto, en el que Colombia ha venido progresando en políticas públicas y estrategias que permitan racionalizar el gasto, garantizando el acceso equitativo y oportuno a las tecnologías que han demostrado beneficios para la población a través de evidencia científica. Este interés quedó plasmado en la reforma a la salud llevada a cabo en el 2011, suscrita a través de la ley 1438 (capítulo V, artículo 92) en donde se autorizó al entonces Ministerio de la Protección Social a crear el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (3). Después de este episodio legislativo, el Banco Interamericano de Desarrollo, en el marco de un proyecto de apoyo al fortalecimiento de los procesos de priorización de salud en Colombia, elaboró un documento denominado “Recomendaciones para la Estructuración de un Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud: caso Colombia”, en el cual se presentaron, con base en un ejercicio de referenciación internacional y en el Sistema de Salud colombiano, una serie de recomendaciones para el gobierno acerca de cómo diseñar e implementar el Instituto de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. La gran mayoría de las recomendaciones propuestas fueron acogidas y puestas en práctica una vez la agencia empezó su tarea. La creación de una institución nacional dedicada a la evaluación de tecnologías sanitarias, fue una clara muestra de haber comprendido la necesidad de incorporar en la toma de decisiones en salud, el juicio técnico basado en evidencia científica sólida, en un marco de legitimidad desde el punto de vista social.

En noviembre del 2012, después de un proceso complejo, finalmente se dio la puesta en marcha del Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS), el cual a la fecha ha desarrollado 148 evaluaciones de tecnologías sanitarias, incluyendo medicamentos (81%), pruebas diagnósticas (14%), procedimientos (3%) y dispositivos (2%). Adicionalmente, en este camino por institucionalizar la evaluación de tecnología sanitaria, el IETS ha sido un actor clave en el proceso nacional de desarrollo de guías de práctica clínica, en donde se ha acompañado el desarrollo de más de 40 guías y se han desarrollado “in-house” 10 guías nacionales.


ISPOR Latin America Consortium Newsletter – News Across Latin America

@IETSColombia